jueves, 11 de noviembre de 2010

Esos amores que nos dejan por otros amores, que no dañan más que el propio orgullo, que te hacen pensar que tal vez no seas quien creés y no valgas tanto al final o quizá merezcas mucho más que ese amor que no vale la pena. Pero hoy por hoy, difícil razonarlo así, sin  que una puta lágrima ruede por las mejillas. 
Eso pensaba hasta ayer, hoy la realidad es otra.
Qué difícil se hace ser feliz, no se porque cuando las cosas van en serio y uno se siente querido, el miedo se vuelve protagonista. Porqué desconfiar tanto de lo bueno, a lo mejor, esta vez cambian las cosas. A lo mejor, esta vez no hay que preocuparse por lo que venga después. A lo mejor dejarse querer un poco no viene mal.

2 comentarios:

Camille dijo...

SABRI
sos lo más querible que hay, dejá de pensar!

(es sabido que te quiero ASI)

Anne dijo...

DEJATE SER FELIZ NEUROTICA DE MIERDA!
te adoro. como nadie.