lunes, 11 de octubre de 2010

Sueño ideal.

El se veía muy grosero y vulgar haciendo ese baile estúpido en el medio de la pista, todos se reían de él y a mi me conquistó. 
Parecía un poco nerd con esos lentes gruesos, pero al menos a mi me llenaban de misterio. 
Tocaba el ukelele y estudiaba filosofía, sus frases me volaban la cabeza.
Con el tiempo también supe que tocaba la guitarra y le gustaba el rock nacional como a mi, ahí si que la flasheé. 
Su voz era tan suave y calma que amaba que me despierte con mate en la cama. Ya no me molestaba que me hablen apenas me despertaba. 
No le importaba mucho su estética y para mi siempre se veía bien, con sus pantalones rotosos, su melena desalineada, una rasta perdida y un mechón rapado en una parte que nada tenía que ver. Aún así me gustaba cuando lo veía cinco días con la misma remera.
También le gustaba la astrología y me regaló una estrella, la veíamos todos los días, siempre se veía. 
De romanticismo, flores y cartitas de amor, no sabía nada, y me enamoré. 
En el amor era un tierno, pero a mi me gustaba aún más cuando despertaba su instinto animal.
Sin duda fue mi mejor sueño, odié cuando aquella mañana sonó el despertador.

2 comentarios:

Wan dijo...

>< queres ser mi amiga? me porto buena ...

pd: me re gusto ><

Anne dijo...

=) tal vez algun dia el despertador deje de sonar.