miércoles, 20 de octubre de 2010



Era un diamante en bruto, brillaba y me encandiló. 
Pero con sus mil caras, me cansó.

2 comentarios:

Anne dijo...

en alguna de esas caras, te perdiste y dejaste de saber quien sos y cuánto vales. entonces te ves en un reflejo lejano ahí en la arista y volvés a despertar, a su lado, te das cuenta que el diamante solo eran espejos rotos.

naati dijo...

maal.
me paso.!
:D